Marcelo Salas, de ”matador” a ”negociador”

arsenal

Marcelo Salas es de esos delanteros que un servidor nunca olvidará. Lo conocí en River y pese a mi corta edad, me enamoró. Esa zurda maravillosa, ese instinto dentro del área, su velocidad al espacio y su lectura del juego ofensivo. Me perdí su primera etapa en la Universidad de Chile, la cual dicen que fue muy buena. Su desembarco a Italia no dejó indiferente a ninguno aunque sus continuas lesiones hicieron que dejara un sabor algo agridulce. Su vuelta a River en 2003 y luego al club dónde le vio crecer, la U de Chile, pusieron el broche final a una carrera marcada por los goles. Ahora fuera de los terrenos de juego, Marcelo Salas es uno de los grandes empresarios chilenos teniendo diferentes negocios: agrícolas, instalaciones deportivas, una productora y es el presidente de Deportes Temuco. Siempre fue un jugador inteligente que sabía manejar su presente y su futuro como nadie, como así lo está demostrado.

Hacer un repaso de la trayectoria del “matador” sería algo obvio e incluso pesado. Lo único en lo que hay que quedarse en este sentido es que marcó 248 goles en 523 partidos, ganó 9 ligas, 3 Supercopas Italianas, 1 copa Italia, 1 Supercopa Sudamericana, 1 Recopa de Europa y 1 Supercopa Sudamericana. Casi nada. Pero la carrera de Salas se decide por momentos concretos.

Su primer gran momento es cuando de joven decidió irse a Santiago a hacer las pruebas para entrar o la U de Chile o en Palestino. Él sabía que calidad tenía y estaba confiado en que lo agarrarían.

arsenal

“Todos los días le decía a mi papá: quiero ir, quiero ir, quiero ir. Había jugado un cuadrangular en Temuco, en el que salió campeón la U. Leía la revista Minuto 90 y aparecían los seleccionados, los mismos que yo había enfrentado jugando por Temuco. Yo también tenía ese nivel, pero para llegar tenía que estar en un club en Santiago. Mi papá tenía temor, mi mamá decía que había mil jugadores para elegir. Hasta que me consiguieron una prueba en la U y otra, por si no resultaba, en Palestino. Un día lunes en la noche mi papá hizo parar un bus en la carretera, con un chofer amigo de él. Y me vine sentado atrás, al lado de un baño, sin asiento, solo. Llegué a la U el martes, me probaron y quedé. El sábado debuté con dos goles ante Soinca Bata, y el martes, Leonardo Véliz me citó a la selección” Marcelo Salas a Capital.cl

Esa decisión le cambió la vida. Pudo ir con la Selección y ser un jugador importantísimo años después en el primer plantel de la “U”.

En el 1996, Salas abandonó Chile y para ir a Argentina. Fue un salto importante en su carrera porque fue a una liga que por entonces era potente y un gran trampolín para Europa. Llegó a River y triunfó. Pero en ese fichaje hay una historia muy interesante. Boca Juniors lo tenía hecho con la “U” para fichar al chileno, pero era a préstamo y

Marcelo no quería. Él solo quería irse comprado. Con esta situación, Boca Juniors acudió a Bilardo para pedirle consejo y él les dijo que los chilenos no se adaptaban al fútbol argentino. Boca decidió no comprar y Marcelo Salas en River cerró la Boca a Bilardo.

Después de dos años se fue a Italia. Su estancia fue fabulosa, sobre todo esos dos años magníficos que tuvo en la Lazio (1999 y 2000). Fue un ídolo y aún muchos tifosi lo recuerdan. Por otra parte, su paso por la Juventus no fue tan bueno. Las lesiones y el poco protagonismo le hicieron sentir secundario y disfrutar poco del fútbol. En 2003 decidió abandonar la Juventus: Sporting de Lisboa o River fueron las dos opciones más claras para el “matador”.

arsenal

“Habíamos acordado un cambio entre Cristiano Ronaldo y (Marcelo) Salas, que había aceptado y fue hasta Portugal pero al final se echó para atrás y prefirió irse a Argentina para jugar con River Plate” Moggi a Sphera Sport

Marcelo Salas cambió la vida a Cristiano. Si él hubiera aceptado irse al Sporting de Lisboa, el portugués hubiera acabado en la Juventus, pero él decidió volver a un sitio donde él se sentía querido y admirado. Los giros que da la vida.

Para acabar con la historia de Marcelo Salas hay que explicar un último momento que define y aclara por qué ahora es un empresario de lujo. Comenté al inicio que siempre había sido una persona inteligente y sabía de negocios.arsenal

“Cuando volví de Argentina la última vez, estudié Gestión y Marketing Deportivo en la Universidad Gabriela Mistral. En la noche. Mis compañeros me veían llegar y me decían que para qué venía. A mí me interesaba mejorar. Aparte, por mis hijas, me interesa que ellas puedan decir mi papá trabaja, es un empresario exitoso, fue a la universidad, estudia, habla idiomas, viajamos. Cuando estuve jugando guardé mi plata. La única inversión que hice fue comprar un campo después del Mundial” Marcelo Salas a futbolred.com

La inteligencia que tuvo en el campo, la tuvo en la vida cotidiana. Supo mejorar como persona para cuando el fútbol acabara. Esta experiencia ahora la utiliza para educar a los niños que tiene en su club, Deportes Temuco que beca a los niños para que se formen.

No ha sido este artículo de la biografía de Marcelo Salas. Ha sido un artículo de jugador maravilloso que decidió bien y supo ser valiente en momentos concretos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s